El mantenimiento de los cinturones de seguridad

En esta ocasión y como un tópico que siempre está en mente de todos, este elemento de seguridad que es de los más importantes de nuestro coche siempre tiende a tener la misma vida útil que el vehículo en cuestión, siempre y cuando se revisen de forma periódica lo cual suele ocurrir en pocas ocasiones.


Por esa misma razón, los propios fabricantes de este tipo de sistemas de seguridad recomiendan siempre revisarlos de forma periódica para poder evitar así posibles desgastes, sin dejar de lado las posibles roturas que se puedan producir entre otros males mayores que pueden repercutir en nuestra propia seguridad.

Para evitar ciertas situaciones que nos pueden acarrerar problemas en este sentido, para empezar no nos cuesta nada verificar que la hebillas de los cinturones se sueltan nada más pulsar los botones rojos de sus cierres, de esta manera nos aseguramos que su funcionamiento está dentro de lo correcto.

Otra forma de comprobar que funcionan bien, es tirando de ellos de forma brusca, de esta manera podremos comprobar que se bloquean lo cual es su tarea principal en este sentido y de esta manera retendrán correctamente en todo momento a cualquier pasajero en caso de sufrir un golpe.

Debeis saber que los propios fabricantes de este tipo de seguridad, nos aconsejan que nunca debemos limpiar los cinturones de seguridad con ningún tipo de producto químico agresivo como por ejemplo; la lejia (ya que este producto puede conseguir que la resistencia de su tejido se vea muy mermada, y por esa misma razón os aconsejamos, que si quereis limpiarlos utiliceis simplemente un paño húmedo, agua y jabón para que el material del cinturón no pierda en ningún momento la resistencia inicial para la que se ha creado.

Finalmente, si obserbais que los cinturones de vuestro coche están dañados, lo más aconsejable es que los sustituyais en un taller oficial, que independientemente del coste tendreis que poner un modelo idéntico al que teniais, y decimos esto, porque si en algún momento optais por poner un ejemplo; por otro con cinco puntos de anclaje, os tendreis que enfrentar a la imperiosa y obligatoria necesidad de pasar la correspondiente ITV específica para poder homologarlos, sin contar por supuesto con el sobreprecio que tendremos que abonar por ello que es bastante.

Para finalizar y evitar más problemas en este sentido, no nos cuesta nada echar un vistazo de cuando en cuando para ver si los anclajes de los cinturones están oxidados, con esta simple mirada a cada cierto tiempo nos podemos evitar tener que sustituirlos, ya que cada pieza dependiendo de modelo nos puede suponer un gasto de a partir de 30 euros.
  

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada